El Centro opina

Ante las próximas elecciones

Agosto 13

 

*Por Beatriz Restrepo Gallego (Q.E.P.D).

Artículo publicado en el periódico El Mundo en mayo de 2014 y que el Centro de Fe y Culturas retoma a propósito de las elecciones locales y regionales, y en homenaje a esta gran pensadora.

 A dos semanas de las elecciones, analistas y comentaristas llaman la atención sobre la apatía que el evento suscita entre amplios y diversos sectores de la ciudadanía. No es para menos, porque entre los candidatos, ¿quién habla por el Estado cuya función propia es la de asegurar la vigencia de la Constitución y de las condiciones mínimas de una sociedad democrática? ¿Quién habla por el territorio como el sustrato físico-geográfico en el que todos los colombianos encuentren arraigo y pertenencia y posibilidades de desarrollar formas de vida acordes con su dignidad? ¿Quién habla por el país cuya riqueza multiétnica, biodiversa y productiva no ha sido factor de inclusión y equidad? ¿Quién habla por la patria que no ha logrado constituirse en el referente identitario que a partir de la pluralidad, logre suscitar propósitos históricos y culturales comunes?  

Ello explica la incertidumbre de quienes no saben si votarán o no, el desánimo de quienes optan por la abstención, la indignación de quienes recurren al voto en blanco y la polarización de quienes aceptan votar buscando terciar en el enfrenamiento entre dos egos. En un contexto en el que no se vislumbran nuevos horizontes de cambio, ni las tareas de la política genuina, el voto de opinión no encuentra cabida. Lejos estamos de aquella tesis heideggeriana que plantea cómo “la historia de un pueblo emerge solo cuando éste, sumergido en el medio que le es dado, pone en discusión los asuntos fundamentales para la misión que le ha sido encomendada”. Para nuestro caso, éstos pueden ser los de vida y muerte, victoria y derrota, abundancia y escasez, dominio y servidumbre… que no convocan en el actual debate.

Ante ese panorama es lógico que el ciudadano no se sienta motivado por las tareas propias de la política, sino solo por sus intereses privados. Que son, justamente, los que relucen en los programas de los candidatos con ofertas para los agricultores, los desempleados, los maestros, los mineros, los sectores productivos y así, para muchos otros grupos.  Pero estas propuestas son también, las que los ciudadanos esperan: ellos, que han devenido tanto clientes del estado con el que negocian sus intereses, como consumidores de bienes públicos, que esperan recibir como dádiva y beneficio, solo pueden sentirse atraídos por este mercado.

El Centro de Fe y Culturas considera dentro de sus propósitos misionales, contribuir a la formación de un ethos ciudadano consciente de su responsabilidad como sujeto político y moral; votar consciente es propio de tal sujeto. Los procesos electorales dejarán de ser el eterno retorno que han sido desde los inicios de nuestra vida republicana, cuando se cuente con la masa crítica de una ciudadanía consciente y responsable que asuma como propia la tarea de fortalecer el estado de derecho, de construir territorio, de desarrollar el país y de reconocer una patria común. Es esta una tarea que debe contar dentro de las prioridades de la educación, especialmente ahora que el tema se ha puesto de moda y es elemento relevante en los programas de todos los candidatos.

*Foto tomada de El Colombiano

Compartir:

Contáctanos

comunicaciones@centrofeyculturas.org.co

Calle 10 Sur No. 45-178
Sector Aguacatala
Medellín, Antioquia

(57)(4) 321 63 21
Fax: 321 07 43