El Centro opina

Ecología Integral: el ser humano al cuidado de la casa común

Mayo 29

Por Juan Luis Mejía Arango*

Artículo tomado de Abriendo Horizontes 8

“¿Para qué pasamos por este mundo?, ¿para qué vinimos a esta vida?, ¿para qué trabajamos y luchamos?, ¿para qué nos necesita esta tierra? Por eso, ya no basta decir que debemos preocuparnos por las futuras generaciones. Se requiere advertir que lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá. Es un drama para nosotros mismos, porque esto pone en crisis el sentido del propio paso por esta tierra” (n.160).

“La era de las naciones es pasado. La tarea que tenemos ante nosotros ahora, si no perecemos, es construir la tierra” (Teilhard de Chardin, 1965: 4).

La encíclica Laudato Si’ tiene un claro propósito de generar una transformación de paradigma, a través de un llamado moral en un momento crucial de la historia de la humanidad y con viabilidad real de movilizar la consciencia del género humano, y la voluntad política de los gobernantes a actuar decidida e inmediatamente por el planeta, y por los más pobres; ya que “La interdependencia nos obliga a pensar en un solo mundo, en un proyecto común” (n.164). Esto es enfatizado en el discurso de Su Santidad el Papa Francisco, el 25 de Septiembre 2015, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en donde pide a los gobernantes que hagan “todo lo posible a fin de que todos puedan tener la mínima base material y espiritual para ejercer su dignidad y para formar y mantener una familia, que es la célula primaria de cualquier desarrollo social. Este mínimo absoluto tiene en lo material tres nombres: techo, trabajo y tierra; y un nombre en lo espiritual: libertad de espíritu, que comprende la libertad religiosa, el derecho a la educación y todos los otros derechos cívicos” (Francisco, 2015b).

En Laudato Si’, S.S. Papa Francisco no solamente se conforma con hacer una contextualización de la posición y activismo de sus predecesores respecto a la incompatibilidad entre los modelos de crecimiento económico en el siglo XIX y el cuidado del medio ambiente, sino que postula posiciones y propone acciones especificas y concretas para el direccionamiento de una advertida catástrofe ambiental.

En la encíclica Laudato Si’, la ecología integral es presentada como “el nuevo paradigma de justicia” (Radio Vaticano, 2015). S.S. Francisco, tituló el cuarto capítulo del Laudato Si’ “Una ecología integral”, y este contiene cinco subtítulos en donde desarrolla las dimensiones: I. Ecología ambiental, económica y social; II. Ecología cultural; III. Ecología de la vida cotidiana; IV. El principio del bien común; y V. Justicia entre las generaciones. Además hace referencia explícita a la ecología integral en diez ocasiones en diferentes apartes de la encíclica, y bajo diferentes aspectos de ésta: como contexto de la crisis mundial, como motivación, como definición que incorpore dimensiones sociales y humanas, como implicaciones, como relacionamiento con el medio ambiente, la economía y lo social; y como la solución “para un desarrollo pleno de la humanidad” (n.62). Hace énfasis en la necesidad de incorporar el valor trabajo, citando la encíclica Laborem exercens, de san Juan Pablo II, y recordando la responsabilidad dada al ser humano en el libro del Génesis “no solo para preservar lo existente (cuidar), sino para trabajar sobre ello de manera que produzca frutos (labrar).” (n.124).

La ecología integral supone un honesto cuestionamiento a los “modelos de desarrollo, producción y consumo” (n. 138); y un reconocimiento de los límites de la humanidad. “¿qué límites pueden tener la trata de seres humanos, la criminalidad organizada, el narcotráfico, el comercio de diamantes ensangrentados y de pieles de animales en vías de extinción?” (n.123). Continúa leyendo en la página 67. Haz clic aquí. 

 

Sobre el autor: Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Adelantó estudios de Administración de Proyectos Culturales en la Fundación Getulio Vargas, de Río de Janeiro, Brasil. Actualmente es Rector de la Universidad EAFIT y miembro del Centro de Fe y Culturas.

Compartir:

Contáctanos

comunicaciones@centrofeyculturas.org.co

Calle 10 Sur No. 45-178
Sector Aguacatala
Medellín, Antioquia

(57)(4) 321 63 21
Fax: 321 07 43